20 de febrero de 2012

Borrar con salivilla

Mi vida se puede borrar con salivilla. Es un vagabundaje, un no parar: caminar por las mañanas, de paseo por las tardes, a dar una vuelta al oscurecer.
Compra, limpieza, comidas, recados y trámites. Un no hacer nada que ocupa todo el día. Puede que antes, cuando trabajaba, mis tareas fueran igual de prescindibles pero me habían enseñado a pensar que lo banal es lo de ahora. Así que mis días son tan previsibles y, a la vez, tan triviales que, como los errores a lápiz en los cuadernos de los niños, se pueden borrar con salivilla.

7 comentarios:

Isidro dijo...

Pues, buscalé tres pies al gato, que facultades tienes, ya verás lo divertido y emocionante que es.

Un saludo

Lan dijo...

En esto, Isidro, como en otras cosas, me llevas a estas alturas bastante ventaja. A ver si encuentro algún buen gato al que buscarle los tres pies.
Saludos.

Insumisa dijo...

Muchacho, por experiencia te lo digo. SI INTENTAS BORRAR CON SALIVILLA, obtendras un manchón borroso en el cuaderno.

♫♪"yo sonaba con la vida y en mis manos sin saberlo la tenia y en mi casa, en mis cuentos y en la escuela y en los lazos de aquel angel con dos trenzas
eso era la vida
eso era la vida" ♫♪

Lan dijo...

A estas alturas, Insumisa, por algún manchón más no creo que nadie me regañe. Es más, ni que siquiera nadie se percate. La edad va tapando nuestros desvaríos hasta hacerlos invisibles y si alguien, por un casual, los nota, siempre dice indulgente:"Bueno, está ya muy mayor."
Saludos cantarines.

Aldabra dijo...

es verdad que hay "tareas" (igual sucede con algunas profesiones) que parece que no importan pero no es así.

todo eso que haces es tan importante y necesario como lo demás.

¿sabes qué digo yo? (y ojo, me gusta trabajar y más en estos tiempos de crisis en los que me considero afortunada) mi vida realmente empieza a las dos y media, cuando salgo de mi oficina y me voy a casa... a estar con mi familia... y preparo lo que queda de la comida, y paso la aspiradora, y leo blogs, y calceto, y veo una peli, y salgo a caminar, y voy al gimnasio, a algún evento cultural, al cine...

o simplemente pierdo el tiempo acariciando a Ron en el sofá... o lo saco a pasear al solecito de la tarde....

todo eso importa mucho mucho, claro que sí.

biquiños,.

Aldabra dijo...

y respecto al comentario de Insumisa... no creo que nadie pueda decirte "está ya muy mayor"... no sé cuántos años tienes, Lan pero tu mente está muy espabilada y preclara.

biquiños,.

Lan dijo...

Bueno, Aldabra, fui una persona que disfruté con mi trabajo. En muchas ocasiones me permitió ser creativo y aprendí mucho de otras personas. Así que mi trabajo sí que era mi vida real, aparte de que el resto de las cosas que hacía y hago también lo sean.
¡Ah!, y te agradezco lo que dices de mi mente.
Bicos.