13 de febrero de 2012

Mentes en blanco


Cuando, hace muchos años, se hablaba de los primeros ordenadores, se decía que se estaban construyendo cerebros electrónicos. Comenzaban a aparecer, por entonces, los hoy abundantes centros o laboratorios  de Inteligencia Artificial.
Esto nos daba la impresión de que el instrumento que hoy reina en los hogares era o es una imitación de nuestro cerebro. Hoy es, sin duda, el instrumento que más placer nos proporciona. La víscera, que le sirvió de modelo, se comunica con él y viceversa. Y el intercambio funciona tan bien que algunos se preguntan: ¿Qué hacía yo cuando no había ordenadores? Y no se acuerdan.

10 comentarios:

Aldabra dijo...

leía más, veía algo más de tele, hacía más punto de cruz...

¿placer?, no, placer no me causa, digamos que me hace pasar buenos ratos pero si tuviera que vivir sin él podría hacerlo perfectamente.

biquiños.

zeltia dijo...

Aldabra dice que podría vivir perfectamente, pero la sociedad, tal como tenemos montado el chiringuito hoy en día, ya no.

Y claro que no me acuerdo de antes del ordenador (si me esfuerzo sí)
y me pasa lo mismo con el teléfono móvil,
y a nuestros padres con la tele, imagino.
Y antes la radio.

Y tantas veces me pregunté "que hacía una persona viviendo aislada cuando no había internet?"
-pensaba en fareros, cortijos aislados, granjas, caseríos, pequeñas aldeítas gallegas con 5 habitantes-
la respuesta probablemente sea: trabajar.
El trabajo todavía sigue salvando a mucha gente de la soledad.

bueno, ya se me fue la olla para camboya.

Insumisa dijo...

Me comunicaba menos a nivel pensamientos. Sobre todo con desconocidos.
De hecho, mis "pecaminosos" pensamientos eran solo míos.
Hoy día ya no es así, desembucho "casi" todo. Y he tenido el placer inmenso de conocer/tratar con seres maravillosos que de otra forma no habría sido posible.
Placer sí. Del bueno, del "malo" y del "feo.
Jajajaja

Insumisa dijo...

CORRECCIÓN.
El renglón final debió ser como sigue:
¿Placer? ¡sí!. Del "bueno", del "malo" y del "feo".
Jajaja

Lan dijo...

Es curiso, Aldabra, que, sin que te cause placer, le dediques tantos ratos sin ninguna obligación. Pero puede que las palabras tengan matices distintos para cada uno.
Bicos.

Lan dijo...

Efectivamente, Zeltia, también a mí me cuesta recordar qué es lo que hacía cuando no había ordenadores.
No había entonces relación con personas desconocidas y, ahora, este tipo de relación prepondera, a mi modo de ver, sobre las relaciones con personas más cercanas. Hablo en general.
Sí, el creer en el trabajo que uno hacía, nos hacía a muchas personas concentrarnos y pensar que aquello era importante y que nos llenaba.

Lan dijo...

¿Pecaminosos pensamientos?
Pero si a mí me pareces la abnegada, y nunca bien ponderada, mujer hogareña.
Me dejas de piedra, Insumisa. Es que me he quedado, como dice la Puri, totalmente absurdo. :-)

Aldabra dijo...

efectivamente Lan, es cuestión de matices, seguro.

te cuento:

placer me casua, por ejemplo, paladear una copa de buen vino, con un pedazo de queso (se me hace la boca agua sólo de pensarlo)...

placer me causa degustar una milhoja...

o un plato de percebes...

placer me causa un beso detràs de la oreja... o...

digamos que para mí el placer es algo más carnal, más realcionado con el goce físico...

pero puedo estar equivocada...

¿y ahora cómo me voy yo a dormir? si es que no me va a entrar el sueño pensando esas cosas tan placenteras... si fuera viernes y mañana no hubiera o hubiese que madrugar me tomaría ahora mismo una copita de oporto... que también me causa gran placer...

bqñs gozososssssssssssss!

Aldabra dijo...

y sí, es verdad que le dedico mucho tiempo al ordenador, más del que debería, en muchas ocasiones, y cada día estoy tentada de abandonarlo pero como soy una mujer bastante... ¿cómo diría yo?... soy muy "apegada" de las cosas y personas que quiero... y si no vengo a leeros, os perdería y os tengo aprecio, de verdad, por eso sigo, y sigo, a veces quitando horas de sueño.

y después también... me gusta escribir mucho... es como un torrente que tengo dentro... y la escritura me ha ayudado tanto que no quiero ni puedo dejarla.

en mi caso siempre ha sido muy terapéutica, en serio... fíjate, lee ésto:

http://congoyyo.blogspot.com/2008/05/y-un-da-empec-escribir.html

le debo mucho a la escritura y a este blog.

bqñs,

Lan dijo...

Tus comentarios, Aldabra, suenan a sinceros de tan naturales.
Gracias por tu enlace.
Bicos y que te aproveche todo: las viandas, los vinos, la escritura y lo demás.