15 de febrero de 2012

Sentencias de la tía Sabina

- Benditos sean mis bienes, que me libran de mis males.
- Pero, ¿y quien no tenga bienes?
- Males hay que no remedian los bienes.
- ¿Hay males irremediables?
- Esos, aunque tengas bienes, son males insoslayables.
- Y los males, ¿quién los da?
- El mismo que da los bienes.
- ¿Y si a quien da males no le da bienes?
- Se tiene que conformar.
- ¿Y no podría dar sólo bienes?
- No, porque entonces no los apreciaríamos.
- O sea, ¿el mal es para que apreciemos el bien?
- Ahí le has dao.
- ¿Y si no hubiera bien ni mal?
- ¡Ay, niño, qué cabeza me estás poniendo!

8 comentarios:

Aldabra dijo...

ni bien ni mal, ni si ni no, ni mucho ni poco... en la vida todo viene por pares, pares opuestos... pero yo no tengo tan claro eso de que hay que tener de las dos cosas para poder apreciarlas porque hay quien ni aprecia lo bueno por muy bueno que sea, hay a quien mucho le parece poco...

¿me he liado mucho o me has entendio bien?

bqñs,

Lan dijo...

No, no te has liado. Gracias, Aldabra.
Bicos.

zeltia dijo...

he visto hace poco uno de esos cuadritos con la enfermita en la cama, contando como una santa la libró de la enfermedad.
me demoré en los dibujitos de la colcha, en los errores de la perspectiva, todo tan naif que me conmovió.
Ese era de una aldeíta cerca de la mía, pero veo que era una costumbre extendida.

Lan dijo...

Sí que lo era, Zeltia, y lo es. No hay más que ver la santería que actúa en los canales de la tele a partir de ciertas horas de la noche.
Ésta, más antigua, resulta más conmovedora.

Ángeles dijo...

C'est magnifique!

Y además me encanta el cuadro. No había visto nunca uno semejante.

Insumisa dijo...

Por hacer ese tipo de preguntas ponía en jaque a mis padres cuando me enviaban al catecismo. De hecho, mi papá pensaba que "alguien" influenciaba mis pensamientos con cosas "malas". Terminó por llamarme "rojilla" (entre otras lindezas) cuando iba en secundaria. Imagino que el salvajito perillán de la Guardiana hacía también preguntas como esas.

Lan dijo...

Si visitas santuarios antiguos dedicados a los santos y vírgenes que velan por la salud, seguro que encontrarás cuadros parecidos a éste, Ángeles.

Lan dijo...

Sí que las hacía, Insumisa, pero sin insistir mucho porque descubrí pronto que te la podías buscar sin conocimiento.