23 de marzo de 2012

¡Cómo me corrompen!


Casi ninguna corrupción está penada ni es ilegal. Porque la corrupción se ha hecho costumbre y, cuando eso pasa, parece normal. ¿No es corromper el pervertir y alterar la naturaleza de las cosas? ¿Y no es eso lo que hacen quienes nos dirigen? ¿No alteran con sus medias verdades o con sus verdades parciales la realidad que la mayor parte de la gente percibimos casi exclusivamente por los medios de comunicación? La corrupción de la realidad por medio de la del lenguaje está instalada entre nosotros. Y esa profunda perversión, que afecta a las ideas, la damos por buena.

4 comentarios:

Aldabra dijo...

todo está manipulado, todo, las noticias, lo que vemos (fotoshop), hasta las caras (cirujía)... es difícil encontrar el centro de las personas, su verdad.

biquiños,

p.d.: no sé qué pasó que tu blog no me aparecía como actualizado, lo cual me sorprendía pero como anduve estos días mal de tiempo... y hoy entro y hay muchos post que no había visto... pero esto qué és!

Lan dijo...

No sé, Aldabra. No soy nada regular escribiendo. Puedo estar varios días sin escribir nada, aunque tenga ganas, y luego escribir en un día varias cosas.
Tal vez no es que no estuviera actualizado, probablemente fuera que no escribí nada.
Bueno, pues no se me ocurre otra cosa que decirte que gracias por seguir tan fielmente estas cosejas que escribo.
Bicos.

Insumisa dijo...

Dicen, por mi lado del charco, que la corrupción somos todos.

No hay cárceles tan grandes, Lan.

:-P

Lan dijo...

Sí, Insumisa, puede que todos nos meemos en la piscina pero es que hay algunos que lo hacen desde el trampolín.
Y algunos, qué coño, ni siquiera tenemos piscina.