4 de marzo de 2012

Los innombrables


Supongo que muchos amamos a alguna persona terrible. Lo sabemos y, sin embargo, hay en ellas algo que nos atrae. E incluso somos capaces de defenderlas, para extrañeza de otros, conociendo sus desvaríos. Me pregunto qué será lo que vemos en ellas que no ven los otros. Creo que todos tenemos, medio oculto, a un maldito o maldita protegido. Ignoro si es una bondad ejercida voluntariamente o una coincidencia aleatoria o, tal vez, sea algo en el sujeto que, sin identificarlo, nos deslumbre. Debe ser que los ángeles del mal, sobre todo los del mal, tienen un atractivo más selectivo.

8 comentarios:

Aldabra dijo...

pues disiento, que la amemos, no implica que la defendamos.

por ejemplo, tenemos un hijo, un hijo que es un asesino... es un asesino y seguimos queriéndolo pero no por ello intentaremos defenderlo a toda costa... porque de hecho, si lo defendemos no estaremos queriéndolo bien, cada uno tiene que ser responsable de sus actos y si es una mala persona tendrá que apechugar con ello.

en teoría, luego en la práctica, igual la cosa es diferente, espero no tener que comprobarlo nunca.

biquiños,

Lan dijo...

No hace falta, Aldabra, que tengamos precisamente a un asesino entre nuestros bienqueridos. Pero, ¿de veras que no tienes a ningún ser terrible entre tus preferidos?
Bicos.

Aldabra dijo...

pues hombre, terrible, no, te lo digo de verdad, sí que he odiado mucho a una persona porque me hizo sufrir muchísimo pero ahora ya no me da ni frío ni calor, si hoy se muriese no echaría ni una lágrima... y no se me ocurre nadie más.

mi mundo es muy pequeño, Lan, siempre me he desenvuelto en una ciudad pequeña con personas que conozco de casi siempre o menos... será por eso, no sé.

biquiños,

Lan dijo...

Los sentimientos me parece que son ajenos al mundo en que vivamos. Pero tienes suerte de no amar a alguien que te haya tiranizado o que te tiranice. Suele ser el sino de casi todos los vivos.
Bicos.

Insumisa dijo...

Yo amo a un tipo terrible. Altamente irascible, tremendamente violento, totalmente neurótico, misógino, homofóbico y controlador de a madres (con todo respeto)

Es el tlacuilo que me procreó.

Lan dijo...

¿Qué es un tlacuilo?
Lo tendrás vacunado, al menos.
Insumisa, no te descuides, que puede hacerse grande.
Saludos.

Insumisa dijo...

Tlacuilo es una palabra derivada del náhuatl tlacuilō o tlacuihcuilō que significa 'el que labra la piedra o la madera' y que más tarde pasó a designar a lo que hoy llamamos escriba, pintor, escritor o sabio.

Soy hija de un tlacuilo (pintor)... y no, no lo he vacunado, solo me mantengo fuera de su alcance la mayor parte del tiempo.

Lan dijo...

Se ve que te traje a la cabeza a tu más viejo innombrable.
Un tlacuilo, encima.
Creo que estás perdida, Insumisa.