23 de abril de 2012

La rutinaria quimera


Esto de vivir, a cierta edad, se hace cansino. Quizás porque la vida quiera ser una colección de novedades y, con el tiempo, sea paulatinamente más difícil encontrar los cromos que nos falten. Todo se vuelve repetido: gestos, gentes, palabras, sentimientos, paisajes y, si me apuro, hasta la reflexión sobre uno mismo, se convierten en cosas manidas, vistas y revisadas, monótonas y, en el fondo, secuencias comunes de vidas semejantes. Compartimos una vida común, como de libro, que, a veces, por ese empeño, tan terco como falaz en ser distintos, nos invita a envidiar la felicidad que otros tampoco tienen.

8 comentarios:

Ángeles dijo...

Yo me siento así algunas veces, todo me resulta repetitivo y cansino y me parece que necesito "algo más".
Pero en el fondo sé que no es más que una momentánea debilidad, porque en realidad un cierto grado de monotonía me resulta tranquilizador.

Lan dijo...

Sí, Ángeles, la monotonía y hasta el aburrimiento son cosas que pueden resultar tranquilizadoras. Pero dentro de 10 años o de 20 o de 30, ¿no pasarán de ser tranquilizadoras a mortificantes?
¿No has pensado que es difícil hacer reír a un viejo porque ya se sabe casi todos los chistes y las gracias, y lo que es nuevo para un joven, para él ya está muy visto?
Gracias por tu comentario y un saludo.

Aldabra dijo...

¡corren malos tiempos para la lírica!, que decía la canción pero ¿sabes qué?, bendita rutina.

biquiños,

Aldabra dijo...

si un chise es bueno, Lan, te hace reir toda la vida, hay cosas que no aburren... ¿se cansa alguien alguna vez de la sonrisa de un niño? ¿del florecer de la primavera? ¿de un día de sol?...

hay rutinas deliciosas, se sea viejo o joven.

biquiños,

Lan dijo...

No sé, no sé, Aldabra. Últimamente no estoy por conformarme con todo eso del sol, las flores, las sonrisas y eso otro de: qué bonito es el amor.
Sin embargo, si a ti te vale, pues, oye, un respeto y a callar por mi parte. ;-)
Bicos.

Lan dijo...

¿A que no me cuentas un chiste que no me sepa? ¿Eh, Aldabra?
Más bicos.

Aldabra dijo...

el único chiste del que me acuerdo siempre es uno que dice:

Érase una vez un hombre que era muy cortito, muy cortito y muy tímido y cuando se iba de vacaciones sus amigos siempre se reían de él por que le preguntaban:

- Y qué, Paco, ya que has estado en Alemania, cuéntanos ¿qué tal las alemanas?

- Pues hombre, no sé porque claro yo estuve callejeando y...

Total que el hombre harto de que sus amigos se rieran de él se dijo:

-Esto a mí no me vuelve a pasar más.

Resulta que el último año se había ido el buen hombre a Egipto y cuando volvió le preguntan sus amigos:

- Y qué Paco, cuéntanos, qué tal con las pirámides.

Y va Paco muy lleno de razón y les contesta:

- Todas unas putas.

Lo siento, es muy malo; la próxima vez no me retes.

biquiños abochornados,

Lan dijo...

Gracias, Aldabra, por tu chiste.
Eres entrañable.
Bicos.