4 de mayo de 2012

El sacrificio fecundo

Desanimados por tantos sacrificios, que quienes mandan predicen fecundos, vemos como se venden o abandonan muchos hogares, para pagar o por no pagar sus hipotecas, muchos coches, fuentes de libertad cacareada otrora, para pagar la cadena dorada de sus letras, y somos, o nos harán ser, solidarios a la fuerza con los bancos, para que nos hagamos cargo de sus “activos tóxicos” (valientes palabrejas), que es como hacerse cargo, por impericia y avaricia ajena, de las deudas más que vergonzosas de quienes nos exigen que paguemos las nuestras. Que los “activos tóxicos” de la gente normal sólo son putas deudas.

4 comentarios:

:Deíca-r dijo...

...Cianuro puro y duro, Lan. Los eufemismos repijos derivados de gargantas timadoras quieren ahora que el grueso del pueblo pague sus vicios. Nos exprimirán con ganas para hacerse notar que ellos gobiernan. Deberán andar con cuidado, el pueblo tiene un límite.
Primero, en esta legislatura irán cociendo habas y tantearán poco a poco a todos. Tirarán botes de humo y calentarán los cerebelos para decir mirad lo que podemos hacer pero "como somos tan buenos, no lo vamos a hacer". Luego mucha gente repetirá y los votará nuevamente, entonces tendrán todo preparado para en los siguientes cien días meter todo lo mascullado en la legislatura anterior.
"Activos tóxicos", suena a Sida Administrativo...el de ellos...hjp...
Deica

Aldabra dijo...

disfrazarlo de palabras bonitas no lo hace mejor... ¡que verdad tan grande!

¡¡son unos putos ladrones!!

biquiños,

Lan dijo...

Un poco largo me lo fías, Beato, porque la legislatura dura cuatro años y hace poco que ha empezado. De seguir las cosas así, se me antoja demasidado tiempo, cuatro años, para que esto aguante. Hay demasiada toxicidad en el ambiente.
Saludos.

Lan dijo...

Sí, Aldabra, pero ellos creen que son sutiles en sus modos. Y tengo miedo de que, poco a poco, nos encontremos viviendo tiempos que jamás esperábamos. Está claro que los políticos no están al servicio de los ciudadanos. Hace años, si es que lo hicieron algún día, que ya no nos sirven a nosotros. Pero, creo, que aún estamos a tiempo de utilizar la democracia para revertir esta agobiante situación.
Ánimo y bicos.