16 de noviembre de 2012

Inicio de un cuento



“Érase que se era, el bien que viniere para todos sea, y el mal, para quien lo fuere a buscar…” (Cervantes)

No sé si Cervantes tomaría este inicio de cuento de los dichos populares o si lo creó él. Al leerlo, me hago la ilusión de que los humanos no deberíamos esperar otra cosa que no fuera el bien, que el mundo se construyó perfectamente en su origen, que muy bien podía ser el paraíso, aunque lo hayamos olvidado con el tiempo. Pero, sin embargo, los más de nosotros vivimos temerosos, asustados por lo que nos pueda venir sin haber ido a buscarlo. Y me pregunto si con unos pocos que busquen el mal será suficiente para que lo padezcamos todos.

6 comentarios:

Aldabra dijo...

hay cosas que son muy contagiosas y el miedo es una de esas cosas.

biquiños,

Ángeles dijo...

Será que lo malo se pega mucho más que lo bueno, y se extiende a más velocidad. Y, siguiendo a Aldabra, el miedo es una de esas cosas que corren como la pólvora.

zeltia dijo...

ya ves, eva se comió la manzana y todas parimos con dolor.
ya ves.

Nunca podría ver un paraíso en un lugar en el que los seres vivos necesitan comerse a otros para sobrevivir.

Lan dijo...

Sobre todo, Aldabra, cuando uno es mayor y conoce un poco la historia. De joven, ese tipo de miedo del que hablamos, no se conoce.
Bicos.

Lan dijo...

Pienso, Ángeles, que abunda más lo bueno que lo malo pero, como se da lo bueno por normal, lo malo destaca siempre.

Lan dijo...

Sí, Zeltia, nadie nos dice, cuando venimos a este mundo, que vengamos a un sitio de justicia. Otra cosa es que, además, pongamos nuestro esfuerzo en empeorarlo. Porque el mundo siempre es manifiestamente empeorable.
¿Tú crees que mejorarían las cosas si no necesitásemos comer?