24 de octubre de 2014

Casi feliz

En mi nueva profesión de azotacalles, cotidianamente desempeño con dedicación y humildad mis funciones: soy fiel al PP (pan y periódico), corredor de bolsa (de la compra), aviador de vocación tardía (aviando la casa lo justito), consultor (de recetas culinarias), experto en el corte (inglés), oficial de abastos, gestor de asuntos propios y ajenos, experto en logística y mensajería y hasta soporto el peso de la decoración. Y, me digo, eres una persona normal, adocenada, conforme con tu edad. Y, sin embargo, no me resigno a la continua mohatra del gobierno en la venta diaria de sus esperpénticas aranas triunfalistas.

6 comentarios:

Ángeles dijo...

Me apunto "azotacalles" y "mohatra". En cuanto pueda les doy utilidad, ya lo verás.

Lan dijo...

Es casi un elogio que una profesional del lenguaje como tú se apunte a alguna de las palabras que, de vez en cuando, utilizo.
Que te sean de provecho, Ángeles.

Zeltia dijo...

mohatra? arana?
sí que vienen en el diccionario :)

me gustan todas esas "actividades" de gente normal.

Lan dijo...

A mí también me gustan porque gracias a ellas salgo de casa y veo mundo. :-)
Saludos, Zeltia.

Descalza dijo...

Ah como me hizo reír tu remate. "esperpénticas aranas triunfalistas"

Y en tu faceta de consultor. A ver cuando me pasas la receta del zancocho de setas y papas que mencionaste recientemente. ;)

Lan dijo...

La palabra aranas por aquí se utiliza poco. Quizás por México sea más común su uso.
Un zancocho es un término que suena un poco despectivo para las deliciosas setas de cardo, que no sé si se darán por allá.
Se guisan las setas y luego se mezclan con una pocas patatas fritas pequeñas en dados y sale rico rico.
Saludos.