30 de mayo de 2015

Mirar sin ver

Te observa. Tú miras sin ver porque, como de costumbre, miras precipitadamente, porque tu ansia espera descubrir vorazmente el movimiento, porque piensas que tu presencia espanta, porque crees que el escape es siempre una acción e ignoras que, a veces, la quietud es la mejor escapatoria. Pasarás de largo y será tu torpe mirada, una vez más, la que no distinga sino bultos y dejarás atrás el detalle porque la forma más frecuente de ceguera es la prisa.

4 comentarios:

Isidro dijo...

Ya veo que no has perdido tu olfato de cazador.

Lan dijo...

Imagino que algunos habrán mirado la foto sin descubrir al corcino.
Pero, desde luego, estoy seguro de que no ha sido tu caso, Isidro.

Zeltia dijo...

dos ojazos y un hociquito?

Lan dijo...

Buena vista, Zeltia.