11 de marzo de 2016

Cábalas

El equilibrio de las palabras permite sentir interiormente certidumbres. Los cabalistas, que pasaron su vida analizando la Torá y otros textos, lo sabían. Estos místicos de las palabras sagradas buscaban en ellas la esencia de Dios. El eterno equilibrio que genera permanencia.
Muchos lectores gozamos con historias que los libros narran, pero muy pocas veces encontramos en ellos ese maravilloso equilibrio de palabras que construyen por dentro al que las lee, que le ensimisman y le encantan. Y sólo raras veces, entre miles de páginas, se encuentra un pensamiento tan perfecto que ni le sobran palabras ni le faltan.

4 comentarios:

Conxita Casamitjana dijo...

Hola Lan,
Mi primera vez en tu blog, me ha despertado la curiosidad una preciosa idea que has dejado en el blog de Ángeles y aquí estoy curioseando.

Los libros...lees muchos, cientos, miles a lo largo de años de lector compulsivo, en mi caso, y hay momentos, en que como bien reflejas en tus palabras
"Y sólo raras veces, entre miles de páginas, se encuentra un pensamiento tan perfecto que ni le sobran palabras ni le faltan." que los encuentras y te sientes bien, los recuerdas, quedan grabados por toda la sabiduría que se ha concentrado en ellos. Una gozada descubrirlos y distintos para cada uno de nosotros.
Un saludo,



Ángeles dijo...

Mira qué curioso, Lan: en el libro del que te he hablado en el mail se habla un poco de la Cábala y mucho de la Torá. Estas coincidencias que se producen alrededor de la literatura me ponen un poco nerviosa, pero me entusiasman.

Aparte de esto, me parece que este texto tuyo refleja, como siempre, pero aun mejor, tu certera y profunda visión de las cosas. Me gusta mucho.

[Hola, Conxita!:)]

Lan dijo...

Bienvenida, Conxita.
Es verdad que, a veces, buscando cosas de las que gustas pero que no necesitas, das con lo que, sin buscarlo, precisabas. Pero no es casualidad, porque el lector pertinaz está destinado a que le sucedan estas cosas (y otras no menos inesperadas).
Visito el pulcro blog de Ángeles bajo dos identidades, Lan y Soros, porque bajo la primera publico relatos de no más de cien palabras y, bajo la otra, relatos largos y cuentos.
Y te agradezco mucho la visita.
Saludos.

Lan dijo...

Gracias Ángeles.
Aunque La Cábala suene como algo muy misterioso, se trata de la mística judía y, contra todo pronóstico, lo que hay escrito sobre ella es tedioso de leer y difícil de intuir. Sin embargo, muchos autores famosos se han interesado por ella o, al menos, por algunas de sus leyendas. Quizás se necesitan años de estudio para llegar a saber algo, que no sea superficial (como es mi caso), sobre estas cosas.
Como siempre, te agradezco el comentario y el que, desde tu blog, me hace Conxita.
Saludos.