23 de abril de 2016

Patriotas sin fronteras

Mi patria es el dinero. Así que, en puridad, soy un patriota sin fronteras. Jamás me siento sólo. El club es antiguo, selecto y numeroso. Todos tenemos también, cómo no, nuestra patria chica. Siempre le dedicamos consejos paternales y fraternal afecto. Pero el dinero no puede abandonarse en manos de hordas de nativos, aborígenes adormecidos en la poesía del ondear de una bandera, indígenas entretenidos con pelotas y colores, en fin, un hatajo de parias sin ningún nivel. El dinero fue la primera globalización hecha en el planeta pero, entonces, ni siquiera se dijo. Para qué: No iban a entenderlo.

4 comentarios:

Ángeles dijo...

"Patriota sin fronteras", un oxímoron estupendo para expresar una observación muy atinada.

Lan dijo...

No es el tino lo que me complace, sino el desatino lo que me desespera. :-)
Gracias, Ángeles.

Zeltia dijo...

Tienes esa facultad para discernir y comprender claramente las cosas. Creo que le llaman clarividencia ;-) y no me refiero a la de la bruja Lola

Lan dijo...

Qué más quisiera yo, Zeltia. No suelo dar una en mis ilusas previsiones. En lugar de clarividente soy un oscurividente.
Un abrazo.