30 de abril de 2017

El concierto de primavera


Los chopos (don Álamo y don Pobo) son dos plumas clavadas en la poza raquítica del hilo de un regato. Planean los abejarucos como aeroplanos locos. Sobre las isasas, los estorninos, jaspeados en negro, sudan azabache. Corre el mirlo bajo los olmizos del torrente seco. Entre las panzas de los terrones juegan al escondite las perdices. De cerezo a almendro y de olivo a aliaga, palpitan los baberitos naranja de los petirrojos. Entre las atochas: pajaritas, alondras, zorzales, ruiseñores, jilgueros, abubillas y urracas. Desde las labores arrullan las tórtolas, zurean torcaces y maúlla de amor la codorniz. Bajan del cotarro grajillas y cuervos. Y todos afinan para el concierto de la primavera.

6 comentarios:

Ángeles dijo...

Este texto aliterante también parece tener alas, y también produce una dulce melodía primaveral.

"y maúlla de amor la codorniz". Love it! :)

Sara dijo...

¡Los estorninos sudan azabache!¡Qué bonito!

Te ha quedado un texto muy modernista y alegre. ¡Me apunto!

Besos.

Lan dijo...

Ángeles, cuando los machos de codorniz cantan muy cerca emiten un maullido antes del conocido "Buen-pan-hay" o "pál-pa-la" (ambos onomatopeyas de su canto). Poca gente ha oído el maullido de la codorniz.
Gracias. A mí también me gustó el escribirlo.

Lan dijo...

Sara, se ve que estás muy puesta en literatura. Siempre encuentras alguna similitud.
Gracias.

palomamzs dijo...

¡Cuántos pájaros!, con lo que me gustan.
Ese "sudan azabache" también me ha parecido muy bueno.
El maullido de la codorniz no lo he oído pero sí el del pavo real. Y por cierto que se ponen de un pesado que para qué.

Lan dijo...

Gracias, Palomamzs.
El celo de la codorniz en el campo no es fácil escucharlo como no sea a cuatro pasos.