18 de abril de 2017

Huidos


Vámonos sólo un poco. Lo necesario para que nadie nos encuentre. El uno con el otro. No lo digas. No vaya a ser que alguien sospeche. Si llaman, nadie contestará. Si no llaman, no les añoraremos. Ambos sabemos que nadie nos quiere. Sólo son apariencias para un rato, cumplimientos, aspavientos familiares, cosas bonitas para el que las hace pero, en realidad, ficticias. Los dos sabemos que estamos solos. Y, ya que es así, que nadie nos perturbe. No rindamos a esos pasajeros momentos de cariño oficioso, efímero, cumplidor y educado, nuestro calor constante y natural de siempre, el que perdura.

5 comentarios:

Sara dijo...

Me encanta este texto. Me recuerda a la Oda a la Vida Retirada de Fray Luis de León, pero en pareja. Preciosísimo.

Ángeles dijo...

Estar solos juntos es una manera exquisita de estar. Y hay que protegerla de quienes sólo saben estar de maneras más vulgares.

palomamzs dijo...

Me encanta huir. Pero no siempre puedo.
Este también me gustó mucho.

Conxita Casamitjana dijo...

Bonito ese uno con el otro, auténtico y sí se está bien, para qué buscar ni nada ni a nadie más. Lo auténtico es un tesoro, hay que cuidarlo y no añorar lo que nada nos aporta.
Saludos

Metalsaurio dijo...

El tiempo es lo único que verdaderamente tenemos y mejor pasarlo a gusto con quieres, no con quién debes.
Un placer volver por aquí y encontrar este texto tan bonito.