24 de mayo de 2017

La literatura


Los paisajes proyectados por el brillo de otras imaginaciones drenan la fosa amarga de la desesperanza, ensanchan las paredes de ese osario en el que la monotonía de la vida, la desgana y el desengaño, se empeñan poco a poco en enterrarte, rompen el ataúd, que cualquiera tiene entablillado con espejismos propios de autosuficiencia: ya lo sé todo, lo que cualquiera diga ya lo oí, lo que quieran enseñarme lo conozco o, peor aún, prefiero ignorarlo.
Las hachas afiladas de otras fantasías astillarán tu féretro, letras amigas salvarán de esa tierra movediza tu ánimo resignado, y volarás lejos,  a lugares donde comprenderás que no eres tan viejo ni sabes tanto como crees.

7 comentarios:

Ángeles dijo...

Justo eso es la literatura: salvación.
Y lo has dicho de una forma verdaderamente literaria. Me ha gustado mucho.

Sara dijo...

Eso es, exactamente, la literatura.

Besos.

Lan dijo...

Gracias, Ángeles. Que el verbo siga habitando entre nosotros.

Lan dijo...

Gracias, Sara. Pero creo que la literatura tiene un montón de definiciones y, seguramente, mucho mejores que la mía.
Besos.

palomamzs dijo...

Hoy me ha venido muy bien leer esto, desesperanzada como estaba.
Puede ser ver el mundo con los ojos de otro porque verlo siempre desde los nuestros acaba cansando.

Lan dijo...

Me alegro, Palomamzs. Los ojos de los otros nos muestran muchos escenarios y también nos permiten, poco a poco, conocer a otros tramoyistas. :-)

Conxita Casamitjana dijo...

Gracias a esos ojos de otros se nos abren horizontes y conocemos puntos de vista distintos, situaciones que de otra manera costaría mucho más encontrar. Leer ensancha la mente y nos ayuda a pensar.
Besos