2 de octubre de 2008

Despreocupado


A todos los niños nos impresionó, de uno u otro modo, la idea de la eternidad. Era una idea que nos venía de fuera, de otros que la habían inventado y la usaban con fines poco claros. Sin embargo, tengo que reconocer que en la parte de eternidad anterior a mi nacimiento no sentí nada y, estoy convencido, que en la parte de eternidad posterior a mi muerte me ocurrirá lo mismo. De lo contrario... será una agradable sorpresa ya que, si algo es en Dios cosa sobresaliente, es la bondad. Todo dios lo dice.

4 comentarios:

Yops dijo...

La eternidad... si es eterna, a lo mejor es aburrida... ¿no?
Digo yo, que siempre me lo pareció desde niña.

;-)

Lan dijo...

Gracias Yops por el comentario y lástima no poder corresponderte con otro en tu blog.
Saludos

Yops... la del desierto pues dijo...

Ash, Lan, ¿no ves que me agarré como hilo de media? al último me dio que ibas a saber que esa yops era la misma del desierto :D
Cuando no tengo abierto mi blog, no entro directo con mi nick. A veces por no hacer toda la faramalla de poner mi dirección, clave y eso, pues solo pongo que soy yops. O la del desierto.

Por cierto que LAN hace mucho que no va por mi blog ¿eh?

Lan dijo...

Es cierto pero mi hermano Soros te visita y casi siempre me lo comenta.