3 de octubre de 2008

Sorpresa


Del gallo me quedo el canto
Y del burro el instrumento
Pa metértelo hasta dentro
En el día de tu santo (Popular)


Cuando uno es un ser duro, o que se finge duro y lo hace bien creíble, y los odiantes no le consideran fácilmente vulnerable, le buscan las vueltas si es que son enemigos con profesión y dignos de ser considerados. Y entonces, a veces, encuentran el resquicio por donde meter la palanqueta. Puede ser tu madre, tu padre, tu mujer, tus hijos, tus amigos… o algún otro ser desvalido a quien tú, sin su conocimiento, le tienes prometida protección. Y entonces, si persisten en su empeño, pueden sorprenderte en su audacia o verse sorprendidos en tu poco esperada reacción. Sorpresa.

2 comentarios:

La del desierto dijo...

¿Los rubiecitos son de tu familia?

Se ven divinos los 3 ¿eh?

Besitos

Lan dijo...

No lo son, pero como si lo seriesen:-)
Y un par de besos de los que rechascan en las mejillas para la mujer que resucita a la luz en el desierto.