1 de abril de 2009

Dignidad

No tengo papeles. La administración me pone trabas innumerables. Los empresarios no me contratan porque no los tengo. La gente de la economía sumergida me explota y cuando quieren se van y no me pagan. Así que por eso me hice puta. Y, ¿sabes una cosa?: En la calle nadie pide papeles a nadie, en la calle todos volvemos a ser iguales, como cuando nacimos, y… es duro decirlo y difícil entenderlo, pero la calle, con sus inconvenientes, me ha devuelto la sensación de ser libre, de ser normal. A veces la calle devuelve la dignidad a las personas.

2 comentarios:

Zeltia dijo...

uff... non che sei eu...

moi duro.

Lan dijo...

Ni yo tampoco. Pero eso dijo.