2 de abril de 2009

Razón o cordura


Cuando un peatón cruza por un paso de cebra sabe que el derecho le ampara y que, de ser atropellado, le asistiría la razón. Sin embargo, pocos se arriesgan a cruzarlo bajo tales premisas pues, ante el riesgo, sopesan, sobre la razón, la velocidad del coche que se acerca. Y es que, tal vez, la forma más sensata de vivir se funda, más que en la razón, en la cordura. Claro, bien es verdad que donde digo vivir quizás debería decir sobrevivir. Y es que al final la máquina no es que quite derechos, eso nunca, pero atemoriza.

2 comentarios:

Zeltia dijo...

tcks! es que desde cuando sirvió para algo que no fuese la propia satisfacción o frustración tener razón?

:-(

Lan dijo...

El tener razón ayuda mucho en los fracasos. ;-)