4 de junio de 2009

Distintas apreciaciones


Las ventanas del patio estaban abiertas por el bochorno estival. Así que las voces llegaron nítidamente a la vecindad.
- ¿Con que te ibas a estudiar a la casa vacía de tu hermano?
- ¡Qué me dejes en paz, madre!
- ¿Pero no te da vergüenza que os hayan pescado desnudos en la cama?
- Pues por mala suerte, ¡no te digo!
- ¡Pero si es una niña! ¡Qué vergüenza! ¡Si tiene quince años!
- ¿Una niña? ¡Buah!
- ¡Pues, claro que sí, una niña! ¡Desgraciao!
- No te jode, una niña. ¡La tenías tú que haber visto en pelotas!
.

2 comentarios:

Zeltia dijo...

una buena conversacion para oir de pasada. de esas que me encantan a mi.
Si el que habla es un mozo de 18, normal.
lo malo es que eso mismo es lo que dice Berlusconi (y otros como el)
(quiero mi acentooooooo)

Lan dijo...

No compares. Aquí la chavalita y el chavalete, que por ahí por ahí andarían, lo hicieron por mutua atracción.
Las pibitas que se juntan con Berlusconi... no sé qué te diga.
No me digas que has perdido también el acento galego. ;-)