12 de agosto de 2009

Granujas


Dicen la verdad con intención de engañar porque no hay mayor engaño que decir sólo parte de ella, son peritos en parcialidades, expertos en tomar el todo por la parte o lo contrario, según interese, amigos de hipérboles, amantes de todos los eufemismos, hurtacuerpos de cualquier acusación por probada que parezca, amaestradores de calumnias, dispensadores de bulos, creadores de parábolas deslumbrantemente falsas, domadores de silogismos, caballeros de la industria del embuste y del disfraz, aprovechados, mangantes y más cosas, que por prudencia me callo, pero que acuden a mi cabeza, en un acto reflejo, cuando oigo la palabra políticos. Sin ningún motivo, claro..

2 comentarios:

zeltia dijo...

y porque no podías pasarte de 100 palabras, que si no...

me encantaron los insultos esos, no sé si memorizarme algunos ¡què bien iba a quedar en tertulias de sobremesa!

:-)

Lan dijo...

La ira necesita pocas palabras. Sin embargo, los taimados, más que insultos, necesitan, casi descripciones. Porque los insultos pueden ofenderles pero las descripciones les definen.
Saludos, Zeltia.