17 de septiembre de 2009

Recuerdos


No hay como volver a los sitios, donde uno ha estado pero no recuerda cuando, para darse cuenta del paso del tiempo con su objetividad implacable. De ese paso que nos cuesta reconocer en nosotros mismos pero que las cosas, que no tienen miedo, pudor ni vanidad, nos obligan a constatar en ellas. Aquellos lugares, aquellos sitios que, contra lo que esperábamos, porque teníamos la esperanza de verlos como fueron para pensar también que somos como fuimos, sólo existen ya en nuestra memoria. E incluso en ella, me pregunto, a veces, si no estarán también distorsionados.
.

2 comentarios:

Lu Rocha dijo...

ººque gustazo es leer tus textos. linda imagenºº

Lan dijo...

Muchas gracias y bienvenida.