1 de febrero de 2010

Capitalismo militante: luchando por la mierda

Al grito de: ¿Quién quiere un cementerio nuclear? Se han lanzado varios municipios a la carrera, ¡tonto el último!, para ver quién se lleva la caca atómica a la huerta del abuelo, que dan una pastizara y trabajo también. ¿Riesgos?, ¿qué riesgos? El riesgo es ser pobre. La basura de altura tiene una seguridad, oiga, y hasta una categoría, ¡qué cojones!
Pero, ¿pueden los municipios decidir tales cosas? ¿No han de poder?, y los particulares, si tienen una buena finca, ¿por qué no?, que aquí existe la propiedad privada y hay, o sea, una libertad, que aquí no somos comunistas.

4 comentarios:

Piel de letras dijo...

Basura de altura... a lo que hemos llegado.
¿Y la radiación?.
¡Bien, gracias!.
Como no la vemos, pues no existe ¿verdad?
Todo son películas de ficción.
Nadie vive en un microondas.

Lan dijo...

La radiación es dinero. ¿O es que aún no se ha dado usted cuenta, señora mía? Gracias a ella viene el dinero. Póngase de rodillas y diga conmigo: ¡Bendita sea!

zeltia dijo...

aaave maría purísima...

yo también pensé un rato en éso, un día que vi la noticia en el telediario,
pero oye, lo olvidé enseguida
-están locos estos romanos-
que sé yo, tendría algo de vital importancia en que pensar ese dia,
por ej. ¿qué voy a cenar?

tikc!

Lan dijo...

Sin pecado concebida. ;-)