7 de febrero de 2010

El don de la exclusividad

El don de la exclusividad pertenece a los enamorados. Éste rechaza de por sí cualquier intrusión, e incluso puede percibirla como ofensa. Las personas posesivas pueden creerse permanentemente enamoradas. Pero el sentido de la posesión es otro. Para empezar, ya no es dual ni es inherente a nada, si acaso a la materia o a los cuerpos, que materia son. Sin embargo, la exclusividad va incluida en el enamoramiento, en su paquete de accesorios, y no es voluntaria ni prescindible. Quien lo sabe comprende que, cuando se ha perdido, lo que hay es ya otra cosa.

6 comentarios:

Piel de letras dijo...

Y... ¿como qué otra cosa habrá?
:-P

zeltia dijo...

es verdad que cuando se vive esa fase del enamoramiento (yo creo que es una etapa a la que sigue otra cosa
o a veces nada),
en fin
que en ese momento de "locura transitoria" en que la persona camina un metro por encima del suelo, se alimenta del aire, y descansa en el cuerpo y la mente del otro,
no tiene cabida nada más. la exclusividad es algo que se da así, de un modo natural.
(por eso no puede durar mucho el enamoramiento,
porque uno, además de estar enamorado, ha de trabajar, atender a las demás personas, y poder pensar en otra cosa que no sea el objeto de su enamoramiento! :-D
coinciden los "estudios" en que el enamoramiento dura de 3 meses a 3 años, aprox.

ya sé que este tema ha salido antes, y creo que tenemos pensamientos que difieren -en algunas cosas-
también h e de decir que,
en algunos humanos y humanas (ja) la exclusividad en el enamoramiento, son capaces de aplicarla al campo sentimental, emocional, o como quieeras llamarlo,
pero no sienten que la exclusividad del cuerpo sea tan importante, y lo entregan con tanta alegría y entusiasmo como luego lo olvidan para marcar el número de su amorcito.

que sé yo
(ni pretendo)

bicos

Lan dijo...

Supongo que algo distinto para cada persona, Piel de Letras.

Lan dijo...

Vaya, Zeltia, por poco haces un ensayo.Gracias. Pero lo que dices es cosa cierta de persona vivida. Besos.

zeltia dijo...

Lan, dejo un recadito para Piel
¿si?
que otra vez no me deja escribir un comentario en tu blog, piel, no sé si es por ser el primero

Piel de letras dijo...

¡Santas babuchas!
No se lo que pasa, Zel. Tal vez coincidió con que hacía algunas correcciones y el texto estaba en "trámite"
Gracias Lancito chulo por dejarnos expresar y cruzar mensajes en tu sección de comentarios.

Besitos sonoros