17 de abril de 2010

El Puta Parió

Conozco muchos restaurantes. A uno le gustan esos establecimientos. Sus nombres te evocan cosas. Los hay castizos como “Casa Víctor”, evocadores como “Amparito Roca”, familiares como “Los Labradores”, clásicos como “Botín” o “Asador El Frontón”, cursis como “La Morada de María”, graciosos como “El Dómine Cabra”, famosos como “Casa Lucio”, con sueños aristocráticos como “Lhardy”, o populacheros como “El Atascaburras” y “O Fartabrutos”, pero, en un pueblecito de La Vera, concretamente en Jarandilla de la Vera, encontré éste de difícil clasificación. Se llama, así como suena, “El Puta Parió”. Sin más. A ver de qué pan cortas sopa.

4 comentarios:

zeltia dijo...

Desde luego los hay con nombre imaginativos y sorprendentes.
El motivo por el que se elige un nombre y no otro, puede ser muy meditado o por el contrario de un impulso o una casualidad, una anécdota...
Me he quedado un rato perdida en ese mundo de los nombres de restaurantes, y da para mucho sí. A las personas que se les da para hacer colecciones de lo más dispar, ahí tendrían una buena colección: entretenida, de la que presumir y gratuíta.

feliz finde!

Lan dijo...

Gracias, Zeltia. Feliz fin de semana para tí también.

Piel de letras dijo...

Espero que, cuando menos, sirvan buena comida.

Lan dijo...

La comida del Puta Parió es popular, sabrosa y barata pero su nombre es único, Piel de Letras.