17 de noviembre de 2011

Con ciencia y conciencia

El profesor se creía bueno en lo suyo. Era vehemente en sus explicaciones, mostraba interés en ellas y denotaba que creía en su trabajo. Tan centrado estaba en ello que, Andrea, la muchacha que no entendía aquella cuestión pese a sus esfuerzos, rompió a llorar. El maestro se quedó perplejo. Primero se disculpó por, tal vez, haber empleado un lenguaje tan directo e impositivo que asustara a la muchacha; luego pensó que quizás ella tuviera otros problemas personales, ajenos a la materia.
Despertó pesaroso al día siguiente: quien, enseñando, hace llorar al que quiere aprender no podía tener razón.

6 comentarios:

Aldabra dijo...

Has descrito a la perfección la amargura de mi hija cuando llegaba a casa diciendo que era tonta porque no entendía. Y lo que es peor, lo decía y se lo creía de verdad.

Tuvo la suerte de que algún profesor le pidiera disculpas por no tratarla con el respeto merecido pero también tuvo la desgracia de toparse con UNA PROFESORA INHUMANA que se las hizo pasar canutas durante dos años y cuando digo "canutas" es de verdad.

En fin, sufrió y lloró mucho pero aprendió una lección muy valiosa: Que si se quiere se puede por mucho que alguien se empeñe en ponerte la zancadilla.

Consiguió su título de Bachiller a pesar de que esa MUJER INDESEABLE la empequeñeciera diciéndole lindezas.

Me dije a mi misma que cuando mi hija tuviese el título la denunciaría pero... Sólo queríamos olvidar y borrón y cuentan nueva.

biquiños,

p.d.: perdón por el rollito.

Beato Darzádegos dijo...

Bos días amicus:
Qué lo diga un docente supone todo un acto de contrición. Siempre hay un momento para recuperar la empatía, nunca es tarde.
Siempre es bueno y necesario que alguien nos lo recuerde, para rectificar a tiempo. Incluso en todos los aspectos cotidianos. Se evitarían muchos fracasos escolares
Breves saludos LanS.
Acied ogol sucima...

Piel de letras dijo...

Mmmmmm... no se... si el maestro se creía bueno en lo suyo. Si se preparaba, si creía en su trabajo y si el resto de la clase le entendía. No debía sentirse preocupado, pesaroso o culpable. Solo interesado en realizar adecuaciones curriculares para la excepción de la regla en su clase.

Lan dijo...

Gracias, Aldabra, por tu extenso comentario. No pensé que este pequeño artículo podría llegar tanto a nadie.
Bicos.

Lan dijo...

Tal vez, Beato, la enseñanza gane en leyes y regulaciones tanto que olvide la lógica.
Sodulas.

Lan dijo...

Qué comentario tan técnico y sopesado, Piel de Letras.
Saluditos ;-)