25 de noviembre de 2011

Ternura


La ternura es cosa olvidadiza porque nada nos va en ello y porque es un gesto fugaz en el que nos encanta dejarnos ir, sin compromiso, pero sintiéndonos el alma generosa. A nosotros no nos bastaría una caricia, porque somos remisos al compadecimiento gratuito ni, si mediara ofrecimiento, dejaríamos al filántropo irse de rositas. Así, cuando en la calle topamos con una mujer amamantando, no es normal la caricia. Impera la prudencia y la mirada extraña y, a lo sumo, una llamada a los servicios sociales del Ayuntamiento y, a veces, muy dignamente revestidos con esa indignación tan aprendidamente cívica.

8 comentarios:

Peke dijo...

;)

Aldabra dijo...

la ternura es imprescidible... no sé me ocurre nada mejor qué decir.

biquiños,

Lan dijo...

Gracias, Peke, por ese gesto.

Lan dijo...

Sí, lo es.
Gracias, Aldabra.

Beato Darzádegos dijo...

Bos días amicus:
Lan, son los prejuicios sociales y tan desmesuradamente urbanitas los que nos apartan de tal acto maternal y lo vemos como de selenita pobre y emigrado de allí.
Ese acto y su contenido no paga IVa y por ello a algunos le fastidia que ocurra. Alimentar de forma "gratuita" sin el consentimiento de los monopolios alimentarios, sin su control...de calidad.
La ternura es la sensación más necesaria e incapacitante que una persona puede, jamás, llegar a sentir. En el momento en que la sienta, la interiorice, está perdida; ya nunca podrá desprenderse de ella. Esa sería verdaderamente el arma más eficaz para derrotar a cualquier enemigo.
Seríamos todos vencibles.
[palabreja: warrea; no creas que no me han dado ganas]
Breves?, no doncuzcas...jeje
Logo DEIC amicus...

Lan dijo...

Gracias, Beato, por este comentario que, como casi todos los tuyos, dejan pequeños los míos.
Saludos.

Piel de letras dijo...

Jajajaja (perdón, pero no pude evitar la carcajada al leer el comentario anterior a este)

A mi, la ternura me cuaja de lágrimas los ojos. Me gusta, pero me derrite (bueno, dependiendo de según qué cosas se trate el gesto tierno)
Y sí, la ternura es necesaria.

Lan dijo...

¿Y a quién encontrarías que no se proclame proclive a la ternura?
Es como leer o los conciertos o la ópera que oficialmente a todo el mundo gusta pero luego...
Saluditos, Piel de Letras.