26 de febrero de 2012

La duda


No vale la pena ser razonable. A fuerza de serlo todo el mundo termina por convercerte de lo que quiere.
Si te opones a lo que no te parece correcto, no tardas en ser tildado de extremista y de persona conflictiva.
Muchos optan por el silencio, la espera, la resignación y el no ofender a nadie.
Y esta última opción nos parece muchas veces las más acertada.
Sin embargo, hay una frase que atribuyen a Einstein: “La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa.”

4 comentarios:

Aldabra dijo...

Yo creo (y casi siempre lo practico) que cada uno debe de defender su postura, aquello en lo que cree, aún cuando para eso tenga que sentirse sólo ante el mundo.

Si no defendemos aquello qué nos importa qué somos, ¿títeres? (con todo mi respeto).

Estar callados es asfixiante, lo pracitqué durante algunos años y no me llevó a ningún sitio, además de que casi me muero por ahogamiento.

biquiños,

Lan dijo...

Supongo, Aldabra, que esa frase que se atribuye a Einstein explicaba la implantación del nazismo.
Esperemos que lo que va aconteciendo cada día no nos lleve a nada parecido. Porque parece que todos estamos esperando a ver qué pasa.
Bicos.

Insumisa dijo...

Heme aquí, extremista, insumisa y conflictiva para servir a usté y a la madre patria.

¡¡¡DIVINOS LOS CRÍOS!!!

Lan dijo...

Me alegro de que, al menos, los críos te gustaran.