21 de febrero de 2012

Y vuelta la borrica al trigo.

-        Este sol de invierno es una joya. ¡Fíjate qué día! ¡Una alhaja te digo!
-        Mientras no se levante el viento y lo joda.
-        Y qué, ¿ya no subes por el pueblo?
-        Si es para hacer algo, sí. Que los pueblos no son para la holganza.
-        ¿Cómo que no? Y esos aires, esos espacios diáfanos, esos paseos interminables, esos rincones hogareños de antaño.
-        Si no vas con idea, ya te digo, te traspella el frío de la sierra.
-        Sí, pero ahí sí que se conserva sana la gente, ¡cómo robles! ¿Eh? ¡Igual que robles!
-        Hombre, el que no se muere.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

...lo mismo que les pasa a los robles. Anda, y a los carballos..jeje
Saú2

Lan dijo...

Sí, amigo. Y en general a todo lo que vive.
Gracias por tu comentario.

Insumisa dijo...

He estado con un resfriado eternizado. Mala, mala, mala. Pero con unas ganas GRANDES, grandes, grandes de ir a la Sierra. Allá no me enfermaba. De hecho casi todos los que han muerto allá, lo han hecho cuando estaban vivos Y SANOS.

Jejeje

Besitos microbiosos

Lan dijo...

Veo, Insumisa, que aquí y allí todas las sierras gozan de los mismos lugares comunes.
Sigüenza es un pueblo de la Sierra de Guadalajara y en el hay un dicho:
"Sigüenza, clima sano, cura en invierno y cura en verano." Claro que allí estaba la sede episcopal y, hasta que las vocaciones han mermado, había un gran seminario.
Espero que cuando leas esto ya escupas menos sangre.
Besos.

Aldabra dijo...

el aire sano, sano es... y la naturaleza en estado puro siempre resulta muy beneficiosa y nada que ver con la muerte, porque a esa no se escapa nadie.

biquiños,

zeltia dijo...

jaja, el interlocutor no se deja llevar por el entusiasmo.
práctico y realista.

y friolero, sobre todo friolero.

(lo de cura en invierno y cura en verano está muy bien... -como antes, en Santiago-)

Lan dijo...

Aldabra, creo que vivimos en una época en la que hay obsesión por lo sano. Pero, en mi opinión, no creo que sepamos muy bien lo que es sano y lo que no. Pero, como en tantas cosas, ya hay partes interesadas que nos lo explican.
Bicos.

Lan dijo...

Creo, Zeltia, que el interlocutor sabe y el otro imagina, como tantos, el aspecto más idílico del campo. Es un comentario al uso. Pero pásate un par de años o toda una vida trabajando en el campo y luego hablamos.
Ya veo que los lugares de curas abundan por doquier o, posiblemente, abundaban.

Insumisa dijo...

Menos sangre ¡sí señor! pero como se me están cayendo los dientes. Ahora, en lugar de sangre, escupo molares, incisivos y caninos.

La edad seguramente.

Besos desdentados

Lan dijo...

Y seguro que eres capaz de escupir cosas peores. Ni lo dudo, Insumisa.