26 de abril de 2012

El camino árabe a Santiago


¿Cuántos Caminos de Santiago hay ya?
Propongo a los historiadores el itinerario que hizo Almanzor en el 997, para, desde Córdoba, ir a asolar la ciudad del santo, símbolo de muerte al moro infiel, y, de paso, birlarles las campanas y llevárselas a la capital del califato sobre lomos cristianos. Podría llamarse: Camino árabe a Santiago. Sería un punto pero, atención, no de encuentro porque, cuando Fernando III el Santo conquistó Córdoba, las campanas tornaron a Santiago a lomos sarracenos. Y eso que, Fernando, era santo.
En este camino, en lugar de la concha, podría portarse una campana. Chiquitita, claro.

5 comentarios:

Aldabra dijo...

Sería un puntazo, a mí me parece una idea bonita y original.

Yo hice el Camino de Santiago desde Pedrafita do Cebreiro, en bibicleta, pero no por nada religioso, más bien fue un reto personal.

Lloré mucho en ese viaje, en forma de lágrimas y por dentro, pero lo conseguí. Es uno de los trofeos que guardo en el corazón. Y no cubrí la compostelana (una tarjetita que te dan para ir sellando el camino) ni nada, sólo se trataba de algo personal.

biquiños,

Lan dijo...

Veo, Aldabra, que no te falta sentido del humor.
Tengo algunos diarios del Camino de Santiago (el Francés) y de la Vía de la Plata. Si acaso te apetece echarles una ojeada puedes localizarlos en esta web:
http://www.atienza.info/textos/enlaces/webs.htm
Así que comprendo tus sentimientos cuando hiciste tu camino en bici.
Un abrazo (¿Se dice unha aperta?)

Aldabra dijo...

ya estuve echando un vistazo al enlace, tú eres un profesional, ¡cuantos kilómetros! ¡cuantas maravillas habréis visto!

volveré porque es para leer como si fuera un libro.

biquiños y gracias.

Aldabra dijo...

sí, se dice aperta.

Lan dijo...

No, Aldabra. Como a otras cosas, al caminar y al escribir sólo le tengo afición que, para ambas cosas, hay profesionales de verdad.
Pues entonces outra aperta.