22 de enero de 2013

Charco de ranas



Cuando oyó cantar a la rana pensó que la cogería. Pero, apenas se movió, aquélla saltó a la charca. Sin moverse, se fijó en las ondas de su zambullida. Esperó un rato y creyó vislumbrarla en el fondo fangoso. Aún podría cogerla. Pero, al aproximarse a la charca, un ciento de ranas saltaron a ella. Los chapoteos e impactos en el cieno oscurecieron las aguas de inmediato, tornándolas negras. Ahora sabía que había más ranas de las que sospechó, pero reconocía que era imposible cogerlas. Comprendió entonces el dicho: “Si enturbian las aguas, son políticos o son ranas”.

6 comentarios:

Insumisa dijo...

Que arte el tuyo, Lan, para encontrar analogías entre la política y las pobres ranas. Ellas ¿qué culpa?
Por otra parte. No me digas que también cazas ranas ¿?

Lan dijo...

Ya sabes, Insumisa, aquella copla vieja:
"Qué culpa tiene el tomate
que está tranquilo en su mata
si llega un hijo de puta
y lo mete en una lata
y lo manda pa Caracas"
Igual les pasa a las ranas. Otros seres inocentes, pero sabrosos.
No las cazo, pero sí las como, por lo que no quedo eximido de su muerte. Lo confieso. Saben a pollo, bien frititas claro.

Aldabra dijo...

y son políticos, sin lugar a dudas.
biquiños,

zeltia dijo...

Nunca había oído ese dicho.
A mí no me extrañaría nada que te lo inventaras. :)

Lan dijo...

Y cada vez más, Aldabra.
Bicos.

Lan dijo...

Sí, Zeltia, yo tampoco lo había oído. Pero no está mal, ¿no crees?
De vez en cuando hay que inventar algo, seguramente todos los dichos, cuentos y refranes hubo una persona que los dijo por primera vez.