23 de enero de 2013

La ilusión recurrente



A veces imaginaba que la demoledora corrupción tendría finalmente un efecto extraordinario: unir a la gente de izquierdas y derechas, borrar, en definitiva, las señales del pasado que perduraban desde la Guerra Civil. La corrupción, paradójicamente, podría amalgamar a la gente frente al enemigo común, en lugar de mantenerla enfrentada. Pero eran ilusiones pasajeras, porque los dos grandes partidos, incesantes generadores de corruptelas, basaban su existencia en un pugilato de denuncias mutuas que arrastraban fidelidades y aseguraban su alternancia ora como regeneradores, ora como disolutos. Y mantenían dividido al país repartiéndose el poder como dos castas que se necesitaban recíprocamente.

13 comentarios:

d:Deíca-r dijo...

Pues entonces estamos en las mismas de antaño, en auténtica alternancia caciquil.
Deica

Aldabra dijo...

es tan vergonzoso!

biquiños,

Ángeles dijo...

El hecho de que hables en pasado crea la ilusión de que la cosa ya pasó, o incluso de que no pasó nunca, que no es más que un cuento...

zeltia dijo...

Tiene razón ángeles, parece un cuento.
(Y por qué no encuentro en tu blog aquello de:
"el ácido sentir de mi tristeza,
el bostezo salado del olvido
y el dulce sabor a nada de la nada."
?
me gustó eso)

Lan dijo...

Ya ves, Beato, que la historia tiende a repetirse. Es como la ley de la gravedad de la vida. Si no se impide, claro, tendemos a ello. O eso, al menos, es lo que me parece.
Saludos.

Lan dijo...

Muy vergonzoso, Aldabra.
Bicos.

Lan dijo...

Los cuentos son lo más parecidos a los sueños, Ángeles. Y a mí me gustaría que sólo fuera un sueño.

Lan dijo...

¿? !¡
Lo pondré, Zeltia. Pero no sé cómo tienes noticias de ello.

Insumisa dijo...

Será vidente la muchacha.
¿No?

Insumisa dijo...

Se me olvidó colocar el guiño. ;-P

Lan dijo...

No es vidente, Insumisa, es "leyente", o sea, lectora asidua del blog, por lo que parece.
Saludos.

zeltia dijo...

Si lectora. No de día a día, pero cuando vengo, me demoro. Hasta el punto de que se me va el tiempo, por eso no me gusta venir con prisa. Y es que aquí hay mucho que leer, aún siendo tan pocas palabras.
:)


Lan dijo...

Vaya, Zeltia, qué halago.
Gracias. Si a algunos os gusta lo que escribo, tras la de escribirlo, me regaláis una segunda satisfacción.